España gana el Oro del Mundial de Baloncesto

Con un resultado 97-95 y un juego trepidante que disparó la emociones y mantuvo en vilo a la afición mundial España lo volvía a hacer.

España volvía a hacerlo trece años después. Nuestro equipo volvía a hacernos soñar.

La Selección Española ganaba así este torneo en la final del Mundial de Baloncesto en Pekín. A los chicos de Sergio Sacariolo no les hicieron falta prórrogas como sucediera en la semifinal contra Australia. El vigor de los jugadores y una extraordinaria química protagonizaron una jornada en la que los elementos parecían alinearse para que España y volviera a saborear el triunfo que ya vivió en 2006, en Japón. Y es que para España el podio es un lugar común. En los últimos trece años, tan sólo se le ha resistido dos veces en los grandes torneos; en el Mundial de 2010, el del triple de Teodosic; y en el de 2014, contra Francia. A lo largo de este tiempo, nuestro equipo de Baloncesto se ha hecho con cuatro oros, tres platas y tres bronces en 12 campeonatos.
Las celebraciones por este triunfo que poner de relieve la extraordinaria calidad de nuestros deportistas, tienen lugar en la Plaza Colón. Madrid demuestra así su entusiasmo y homenaje a un equipo vuelve a escribir una de las más hermosas páginas de la historia del deporte español.


Victorias que hacen que los españoles reeditemos la confianza en nosotros mismos y tengamos la certeza de que somos capaces de cualquier cosa cuando asumimos la convicción de la victoria. Desde el aterrizaje en el Aeropuerto Adolfo Suarez de Madrid-Barajas, por parte de la Delegación Española, se sucedieron los actos oficiales que arrancaban con la visita al Palacio de la Zarzuela para visitar a los reyes Felipe y Letizia. A continuación el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez les recibía, destacando “testimonios conmovedores tras el partido”, y asimismo destacó los valores positivos que genera el deporte.
Tras los compromisos oficiales llegó la fiesta, la celebración y más de 6000 personas que quisieron compartir el triunfo de los héroes de Pekín.
En la fiesta sonó Queen, Igot a feeling de The Black-Eyed Peads y Rudy y Willy recrearon el golpe en la Copa. Tras este baño de masas la selección abandonaba Colón y ponía rumbo al Mesón Txistu, donde habitualmente tienen lugar las celebraciones en los últimos años.